¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Realizaron 25 disparos a un edificio rosarino

Al menos 25 disparos fueron realizados ayer a la madrugada por desconocidos contra el frente de un edificio de la ciudad de Rosario, donde dejaron un mensaje de tinte mafioso similar al encontrado en otro inmueble aledaño al domicilio del padre de una jueza, por lo que se sospecha que el incidente puede estar relacionado con la banda delictiva “Los Monos”.

“Dejá de meter pibes preso”, fue el mensaje dejado en el frente del edificio situado en San Luis 1.451 alrededor de la 1:30, donde realizaron la andanada de disparos, sin que se registraran heridas.

Aunque vecinos aseguraron que en el edificio no vive persona alguna vinculada de manera directa o indirecta con los juicios a la banda narco “Los Monos”, como sí sucedió en otros hechos intimidatorios.

Posteriormente, se supo que hace unos 20 años había residido en el lugar la jueza Gabriela Sansó.

La magistrada es la presidenta del tribunal que a partir de hoy tendrá a su cargo la revisión de la sentencia que el pasado abril condenó a prisión a los jefes de la banda “Los Monos”.

El mensaje dejado en el lugar es similar al que días atrás fue encontrado en otro inmueble baleado que es contiguo al domicilio del ex presidente de Rosario Central Horacio Usandizaga, padre de la jueza Marisol Usandizaga, integrante del tribunal que condenó a los jefes de “Los Monos”.

El tribunal presidido por Sansó, que integran también las camaristas Carolina Hernández y Bibiana Alonso, examinará 16 condenas y tres absoluciones, lo que implica que un total de 19 personas que fueron acusadas en el proceso deberán estar presentes en las audiencias que se celebrarán en el Centro de Justicia Penal.

Ese organismo judicial también fue blanco de ataque a balazos.

Un hombre llamado Miguel, que vive en el último lugar baleado, dijo que el jueves pasado se habían escuchado disparos en el edificio, pero que nadie había hecho la denuncia.

“Varios impactos pegaron en las persianas de mi casa, por suerte no atravesaron la ventana y no llegaron al living de mi casa”, expresó el hombre, cuya esposa es abogada laboralista, aunque consideró que la intimidación no se relaciona con ella. NA

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario