¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Necrológicas

JUAN ENRIQUE ZAMPATTI (“JUANILLO”)

El 18 de junio pasado, a los 71 años, se produjo el fallecimiento de Juan Enrique Zampatti, popularmente conocido como “Juanillo”.

Su deceso ocurrió en forma inesperada, luego de haber disfrutado de un asado en familia, con motivo del Día del Padre.

Fue definido por sus allegados como un hombre trabajador, humilde y de un enorme corazón.

Era apasionado por la pesca y fanático de mirar todos los partidos de fútbol, siendo Racing el club de sus amores.

En su querido Club Defensa, Juanillo se reunía con sus amigos de la juventud a disfrutar de hermosos momentos.

 

Dedicatoria

 

“Te llevaremos en nuestros corazones y estarás presente siempre.

Tu esposa Aurora Dacosta, tus hijos del corazón, nietos y bisnietos, que fueron tu familia en los últimos años”.

 

JUAN CARLOS SERRANO

A los 86 años, el 17 de julio pasado falleció el vecino Juan Carlos Serrano.

Marisa y Pedrito Acosta lo recuerdan con afecto y destacan la calidad humana y el afecto que les brindó, al igual que a las hijas y nietos.

“Siempre te recordaremos con mucho cariño. Que descanses en paz.

Marisa y Pedrito”.

 

MARIA ATANASIA LLANOS DE GRAMUGLIA

El 18 de agosto pasado, a los 84 años, dejó de existir una querida y respetada vecina: María Atanasia Llanos de Gramuglia.

Había nacido en Tandil, el 18 de diciembre de 1932, y residió en la zona rural próxima al Haras General Lavalle hasta el año 1950.

En ese año contrajo enlace con quien sería su gran compañero de vida durante seis décadas, José Gramuglia.

El matrimonio fructificó con la llegada de los tres hijos: José Carlos, Germán Guillermo y Gustavo Gabriel.

Con el tiempo la familia se extendió a las hijas políticas Cristina Estela Medina y Claudia Fuente, y al nieto, Leonardo Carlos Gramuglia.

María Atanasia se dedicó a la crianza de sus hijos y acompañó con amor a su ya fallecido esposo, siendo recordada con afecto y reconocimiento por sus seres queridos.

 

JOSE RAMON BASCONCELO

A los 83 años, el pasado 20 de agosto dejó de existir el vecino José Ramón Basconcelo.,

Había nacido en la localidad de Vela, el 16 de enero de 1934.

Durante su vida se desempeño como alambrador y como camionero, recorriendo los campos de la zona.

Había formado su familia con María Esther Ariza (f), con quien tuvo un hijo: José María (f).

Su amiga, compañera de la última etapa de su vida, Eva Strack, realizó una dedicatoria:

“Te recordaré siempre en mi corazón, junto a sus hijos, quienes compartieron tus momentos de alegría, tus cumpleaños y paseos juntos.

Que descanses en paz. Por siempre en nuestro corazón”.

 

ATSUKO KAWBARA

El pasado 13 de agosto falleció a los 92 años la vecina Atsuko Kawbara, quien había nacido el 1 de diciembre de 1924.

Nativa de Japón, residía en Tsuneishi, un pueblo perteneciente a la provincia de Hiroshima.

Tras la guerra y la explosión de la bomba nuclear a unos 180 kilómetros de su residencia, la familia Kawbara decidió trasladarse a Sudamérica y lo hicieron en barco.

Junto a su esposo Satoru y sus tres primeros hijos, Atsuko se radicó inicialmente en Asunción de Paraguay, donde nacieron otros dos hijos.

Pocos años después, uno de los hijos –Yuki- se trasladó a Chivilvoy para trabajar en una huerta y pronto también lo hizo el resto de la familia.

En busca de un progreso mayor, los Kawbara cambiaron su desempeño laboral hacia el rubro tintorería, radicándose años después en forma definitiva en Tandil.

El sacrificio dio sus frutos y la empresa de la familia, tintorería Hiroshima, tiene un merecido y prestigioso lugar en Tandil.

Atsuko y Satoru fueron los pilares de una familia en la que la tradición y las costumbres japonesas se mantienen intactas, así como el espíritu de lucha.

La partida de Atsuko es lamentada por sus hijos, hijos políticos, nietos y bisnietos.

 

MARIA LIDIA CERRI

“María Lidia Cerri, oriunda de Ayacucho, con ochenta y tres años, residente en Tandil, al despedirse el 18 de agosto del 2017, nos deja su saludo:

Blancos años

De niña

sentí el calor del rancho

cuando mis padres

el puesto cuidaban

La malaria

azotó aquellas tierras

Aún recuerdo

la casita

haciéndose pequeña

el sonido del carro

y  la polvareda

cuando a la Capital nos mudamos

Hablar

mucho me gustaba.

Así,.. idiomas encaraba

Trabajando en una fábrica

me pagué cursos

Inglés y francés

con esfuerzo aprendí

y enseñando,

gente de toda estirpe conocí

El asma

cambió mi rumbo.

Y…  a Tandil arrimé

Más gente vinculé

Pero…

un grupo de damas

me reencontró

con el calor

de aquel rancho

Mi corazón

palpitaba

en suave sintonía

cuando…

con ellas me reunía

Son…  mi grupo

de los años,

de mis cabellos blancos

Al llamado respondí

cuando el Diosito me llamó

Camino a las estrellas,

como alejándome,

las veo empequeñecer

cuidándome.

Pero

No teman…

«»Je suis»»… «»io sono»»:

Mari  . . “” Que las ama ””

Nota proporcionada por :

Deja un comentario