¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Delincuentes asaltaron una frutería y se alzaron con alrededor de cinco mil pesos

Anoche pasada las 20.15 se produjo un asalto a mano armada en el comercio dedicado a la venta de frutas y verduras, ubicado en Pizzorno y Cabral del barrio de Villa Galicia.

Dos empleadas que se encontraban trabajando, cerca del cierre de la jornada laboral, se vieron sorprendidas por un solitario delincuente que ingresó a los gritos, mostró un arma y se llevó el dinero que rondaría los 5 mil pesos, para darse a la fuga junto a un cómplice que lo estaba esperando en una moto.

Las víctimas, conmovidas por lo acontecido y tras ver escapar al dúo de malvivientes decidieron salir a pedir ayuda a los vecinos en este caso a quienes trabajan con la despensa denominada Santino.

Lo primero que intentaron fue dar aviso a la policía a través del servicio de emergencia 101. Llorando contaron lo que había pasado, pero los uniformados tardaban en llegar. Al volver a comunicarse, esta segunda oportunidad los vecinos que ayudaron a las mujeres constataron que la comunicación se había producido con la ciudad de La Plata, por lo que utilizaron un teléfono de línea para contactar a los policías de la ciudad, quienes finalmente minutos más tarde arribaron al lugar del hecho.

 

Angustiadas

Las dos mujeres que a la hora señalada estaban a cargo del comercio, se las podía observar angustiadas por lo acontecido ya que era la primera vez que les toca pasar por una situación de tal magnitud, con una persona amenazándolas con un arma de fuego.

En diálogo con El Eco de Tandil, Celeste Cabana contó que “estaba junto a mi compañera Sol Pablo trabajando y justo habíamos quedado solas cuando de repente entró un hombre vestido de joggings y con un casco polarizado”.

Recordó que “caminó dentro del local y de repente empieza a gritar que ‘le demos toda la plata’ mostrando un arma que tenía”.

Una de las víctimas indicó que “pensé que se trataba de una broma, nunca pasé por una situación así y creía que se iba a sacar el casco y sería alguien conocido. Pero no fue así me dijo ‘esto es un asalto, no es una joda’, por lo que saqué y le di la plata que había. No le alcanzó y gritaba donde había más,  entonces le dije que en la caja por lo que decidió arrancar la caja registradora e irse”.

Detalló que “se llevaron en efectivo alrededor de 5 mil pesos”

 

Huida

Según Cabana y su compañera, el delincuente que estaba haciendo de campana afuera se encontraba por calle Cabral en una moto presuntamente marca Gilera. Tras concretarse el atraco, la moto primero tomó por Pizzorno en contramano, pero a los pocos metros giraron y por la misma arteria escaparon en dirección a avenida Lunghi.

Al llegar efectivos de la comisaría Segunda, tomaron testimonio a las damnificadas y también se comenzó con un intenso patrullaje por la zona buscando dar con los delincuentes, tarea que al cierre de esta edición no había arrojado los resultados esperados. u

 

Otro hecho en el 2014

Hace tres años en el mismo lugar aunque con mayor violencia, un solitario delincuente ingresó al local, extrajo un revolver plateado y tras obligarlas a tirarse al piso a las dos empleadas que había en ese momento, se llevó 1500 pesos y un teléfono celular, antes de huir del lugar.

En aquél momento, el propietario del comercio Carlos Domínguez, le contaba a este Diario que “ya nos han robado varias veces. Lo que pasa es que ya estamos acostumbrados a que nos roben”. Explicó que si bien en aquel entonces era el primer hecho en la sucursal de Pizzorno y Cabral, había padecido asaltos en el local de Marconi y 11 de Septiembre y llevaba contabilizadas diez balanzas que le sustrajeron rompiendo vidrios y rejas de sus cuatro fruterías.

En cuanto a las cuatro fruterías que tiene en Tandil, explicaba que “siempre tomamos precauciones, como tener poco dinero en la caja y cerrar la puerta con llave desde las 20”, aunque “hay que bancarse lo que viene”.

Por otro lado describía a la zona de Pizzorno y Cabral como “muy oscura, lo que facilita los delitos”, situación que en tres años no ha mejorado en lo más mínimo. La esquina mencionada sigue siendo manteniendo la oscuridad que se le conoce.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario