¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“Destruyó a dos familias”, dijo el padre de una mujer herida en una tragedia sobre la Ruta 226

Luego del accidente ocurrido el pasado jueves 13 de abril en el kilómetro 118 de la Ruta Nacional 226, el doctor Daniel Martín, padre de Soledad Martín, una de las personas que sufrió graves heridas, se contactó con El Eco de Tandil para agradecer públicamente a todos aquellos de manera desinteresada brindaron su ayuda en la tragedia. También informó sobre el proceso de recuperación de su hija, quien el pasado sábado recibió el alta en el Hospital Italiano, centro al que había sido trasladada luego de pasar por el nosocomio público de Balcarce.

Sobre cómo se encuentra su hija luego de la tragedia, sostuvo que “ya tuvimos la primera sesión de rehabilitación en la ciudad de Pigüé, donde estamos dado que el pasado sábado nos dieron el alta en Buenos Aires”.

Contó que “producto del impacto, Soledad (Martín) tiene cuatro costillas fracturadas, fracturada la columna lumbar y fractura de pelvis. Mi hija está momentáneamente en silla de ruedas, pero va a caminar con la rehabilitación”.

Al ser consultado sobre cómo había tomado la situación que pasó, dijo que “hay un dolor físico que uno que es médico lo puede tratar de aliviar. Pero el otro dolor de perder a su compañero es muy duro, por lo que comenzará con tratamiento psicológico y tiene mucha fuerza de voluntad para salir adelante”.

Añadió que “la elasticidad de su cuerpo y la ayuda inmediata recibida fue la que la hizo sobrevivir. La contuvieron; la abrigaron, porque la hipotermia después de un accidente es un tema serio; cuidaron que no se ahogue. Por suerte la gente que pasó la supo cuidar hasta que llegó la ambulancia”.

 

Justicia

En relación a las causas del accidente, Martín explicó que “la referencia que tengo es que hubo alguien que se paró en la ruta a pelearse con otro. Acá la responsabilidad de lo que sucedió es de un animal que se quiso pelear con alguien que ya había hecho otra mala maniobra. Ese es el relato que me han contado los policías con los que pude hablar”.

Cabe indicar que uno de los protagonistas fue Miguel “Caníbal” Maldonado, oriundo de Tandil, quien está radicado en Mar del Plata. Según ocasionales testigos, el Chevrolet Onix -patente OMX 159- que conducía fue el que frenó su andar para discutir con otro automovilista, generando detrás de él un choque en cadena que terminó con la vida de Sebastián Manelli.

Agregó que “los familiares de Sebastián Manelli, que son de Mar del Plata, están detrás del tema legal. Ya hay una carátula de homicidio culposo y que iban a determinar todas las responsabilidad como corresponde cada vez que hay un accidente. Las leyes en Argentina determinan que cualquier accidente que lleva a una muerte es homicidio culposo, que no hubo intención. Después está lo que se conoce como homicidio preterintencional”.

El médico analizó que “si alguien va a parar a cero en una ruta, tiene que pensar que puede hacer un desastre. Creo que los abogados de la familia Manelli están encima de la causa, yo estoy encima de mi hija y su recuperación. Todos queremos que se haga justicia, porque destruyeron dos familias”.

 

Agradecimiento

El profesional emergentólogo, que desempeña tareas en terapia intensiva en la ciudad de Pigüé, expresó su gratitud para aquellos que auxiliaron a su hija. “Realmente son muchos los agradecimientos que tengo que hacer, en principio para la gente que hasta arriesgando su propia vida colaboró”.

Describió que “hasta que llegan bomberos, policía y ambulancias, se ordena el tránsito, a mucha gente que se acercó a ayudar a mi hija ni siquiera se le pasó por la cabeza si había peligro por el derrame de combustible. Para ellos mi agradecimiento es eterno porque la salvaron en primera instancia”.

Agregó que “sé de Patricia Mendieta y Guillermo Riggieri porque me pude comunicar con ellos. Ojalá pudiera encontrar a Daiana que fue quien me llamó por teléfono avisándome del accidente. También a una persona que iba en una camioneta (N.d.R: se refiere a Pablo Fioriti, quien fue testigo presencial), que terminó en la banquina para evitar chocar el auto y se bajó inmediatamente a ayudar”.

También mencionó a “la gente del hospital de Balcarce que la atendieron de manera fantástica, al intendente Esteban Reina que es una persona increíble en lo humano y me estaba esperando en el hospital cuando llegué. También a los profesionales del hospital Italiano donde fue intervenida quirúrgicamente. No me quiero olvidar del comisario Lucio de la Policía Vial de Balcarce que fue un caballero y a quien agradezco profundamente”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario