¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El denunciante Jorge Cuenca aún sospecha que “hubo algo más” que desidia en los controles al Hipódromo

“Decir que no me causó alegría, sería un hipócrita”, dijo Jorge Francisco Cuenca, el denunciante por irregularidades en el Hipódromo de Tandil durante la concesión de Vistas Serranas, ayer, tras la elevación de la causa a juicio. Además, deslizó sospechas sobre las razones últimas de la falta de controles por parte del Municipio y la Provincia, y lamentó que el intendente Miguel Lunghi no escuchara sus advertencias y que lo empujara a recurrir a la Justicia.

“Más allá de eso, lo que me apena de esto es que no hemos logrado armar un circo de carreras como se debió y haber transitado un camino que no se debía transitar. Se debía hablar, se debía consensuar. Había un contrato, había sanciones. El contrato no lo hizo Loterías, lo hizo el Municipio. No estoy tirando papel picado de la alegría, porque se fue de mambo el concepto. No tenía nada que ver lo que pasó con el objetivo final”, dijo ayer en diálogo con “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM de El Eco Multimedios).

LEE TAMBIÉN: Para Civalleri “no es un delito lo sucedido” en el Hipódromo

Tal como se informó en la edición de ayer, el juez de Garantías José Alberto Moragas avaló el pedido del fiscal Marcos Eguzquiza para elevar la causa a juicio. El empresario Daniel Héctor Blanco está imputado y procesado por los delitos de “Fraude en perjuicio de la administración pública y falsificación de instrumentos públicos reiterados en concurso real”, mientras que Pedro Horacio Espondaburu y Oscar Alberto Maggiori están acusados del delito de “Incumplimiento de los deberes de funcionario público”, en tanto que Guillermo Gustavo Allasia deberá sentarse en el banquillo por “Peculado”, por los hechos ocurridos entre el 26 de febrero de 2006 y el 30 de julio de 2014.

Blanco sigue
en Dolores

A pesar de las denuncias públicas, de las imputaciones y los procesamientos por parte de la Justicia, y los pedidos de informes de concejales de la oposición, en estos años no hubo sanciones ni reparos del Intendente para que los funcionarios señalados continuaran en sus cargos.

Algo similar ocurrió con el exconcesionario Daniel Blanco, quien además está condenado en una causa por apuestas ilegales, donde el juez en lo Correccional Carlos Pocorena le impuso una cuantiosa multa y libró un oficio para que se lo incluyera en el Registro de Infracciones al Régimen de Prevención y Represión del Juego de Azar. A pesar de la sentencia firme, Loterías de la Provincia avaló la adjudicación de la explotación del hipódromo de Dolores, donde ya sumó nuevas denuncias por diversas irregularidades.

En relación a esta situación, Jorge Cuenca sostuvo que “yo a la señora Gobernadora, a miss Vidal, la voté dos veces. La primera vez que estuve con ella fue cuando vino acá, la puse al tanto de todo. Estuvimos como media hora en el trayecto de la plaza, caminando. Estuve reunido con Eugenio Melitón López (expresidente de Loterías), el medio de ustedes subió la nota. Melitón reconoció -y tengo la grabación- que Blanco no podía estar ni cinco minutos más si tenía una sentencia firme”.

Recordó que Daniel Blanco está condenado por juego ilegal en la Causa 9834 que llevó adelante el doctor Pocorena. “Por lo tanto, al momento que se le dio la licitación, que pudiera participar de la licitación fue el primer error grosero de Camilo Etchevaren, el intendente de Dolores. Ya él tenía una sentencia firme, no podía participar de una licitación pública, él y la empresa”.

Y agregó que “lo que pasa en Dolores es lo mismo que pasó en Tandil: el licenciatario es el Municipio y el concesionario es Daniel Blanco. El año pasado estuvo por caerse la concesión porque le envié una carta documento a la Gobernadora, que no respondió nunca. Tiene un doble discurso, son todas mentiras que escucha, que dialoga”.

Agregó que “las gestiones que hizo el intendente de Dolores le reactivaron la concesión. Una concesión de 2 millones de pesos mensuales de un hipódromo que no tiene mantenimiento; no tiene caballos durante el mes porque no tiene boxes para alojamiento permanente. Hasta ese momento no había boxes ni siquiera de espera”.

Evaluó que en esa ciudad tampoco cierran los números, cuando la Ley del Turf establece que el 60 por ciento del subsidio debe ir a infraestructura y desarrollo y el 40 por ciento a premios. “No sé cómo justificaríamos el gasto de 1,2 millones. Entonces esta pregunta se la quise hacer a la Gobernadora el día que vino a inaugurar la avenida cerca de los Cuarteles (Pujol), rodeado por la policía, no me pude ni acercar. Antes de las elecciones me atendió, era una ternura, y ahí me rodeó la policía, no me podía mover, pero sí alcancé a hablar con el jefe de prensa y con el secretario privado y les dije lo único quería decirle a la señora Gobernadora: que están robando más que antes”.

El camino de
la denuncia

En otro tramo de la entrevista, el profesional del turf no alentó a los vecinos a denunciar irregularidades ante la Justicia, aunque “hay que hacerlo” y confió que “en la época en que todavía trabajaba con caballos, que arrancaba a las 5.30 ó 6, para hacer escritos me solía levantar a las 2 de la mañana. Hoy, si fuesen a juicio abreviado, la condena para Maggiori y Espondaburu son dos meses de inhabilitación para ejercer cargos públicos y 2 mil pesos de multa. Más allá de que si van a juicio abreviado, tendría el rédito político, alguien que lo quiera aprovechar, porque no me interesa ninguno la verdad, que significa reconocer el delito”.

Sin embargo, reconoció que “yo lo volvería a hacer mañana. Me da mucha pena la falta de un mea culpa y decir ‘muchachos nos equivocamos, por favor les pido, indaguen’”.

Es más, aclaró que ya no tiene nada que ver con la actividad del turf y le advirtió a la Gobernadora que “hoy roban más que antes”, por eso le reclamó que las rendiciones de los subsidios de los hipódromos se publiquen para garantizar la transparencia de los fondos.

“Me apenó que al Intendente
le di todas las oportunidades”

En su largo camino de lucha para dar a conocer lo que ocurría en el Hipódromo, el cuidador Jorge Cuenca entregó documentación al Intendente, a concejales, usó la Banca XXI, llevó sus denuncias a manos de los entonces gobernadores Felipe Solá y Daniel Scioli, de varios diputados como Lilita Carrió, entre otros funcionarios y legisladores.

“Scioli creo que la usó de papel higiénico. Le resbaló todo. Lo mandó a Piedrita Rodríguez, que era el presidente del Instituto Provincial de Loterías y Casinos en ese momento, vinieron una vez, vinieron dos, un circo feroz y no hicieron absolutamente nada. Loterías era la caja chica del gobernador de turno y el gobernador de turno, a su vez, es el responsable máximo de Loterías”, afirmó.

Además, sostuvo que “con el señor Intendente me apenó muchísimo porque le di todas las oportunidades. Primero lo hablé, después lo notifiqué, después lo intimé y finalmente, no me dejaron otro camino, otro recurso. Porque Ekeko (sic) Fernández me decía: ‘Si estás tan seguro, andá a denunciar’. Una vez (Gastón) Morando sacó una nota en un medio, mandándolo a (Carlos) Mansilla a denunciar, y terminamos denunciando”.

Y expresó que “el periodismo tuvo mucho que ver” en que se llegara a esta instancia. “Fueron partícipes primarios diría yo, y necesarios, para que esto avance un poco”, dijo.

Las presuntas
irregularidades

Entre las imputaciones, se le endilga al funcionario Guillermo Allasia el delito de “Peculado” por haber dispuesto los camiones de riego del Municipio para el mantenimiento de la pista de carreras. En este aspecto, el Departamento Ejecutivo dijo en reiteradas ocasiones que se presta ese servicio a diversas instituciones como al Tandil Auto Club cuando hay competencias en el circuito de tierra.

Cuenca rechazó los argumentos del jefe de Gabinete Mario Civalleri sobre el riego: “Me molesta que mezclen regar La Cascada con regar el Hipódromo porque, en principio, una de las obligaciones contractuales entre partes, que no tenía nada que ver Loterías, era entre el Municipio y la empresa privada, era la instalación del riego pasados seis meses de la firma del contrato. Ergo, para agosto de 2006 tenía que estar el riego instalado. El riego de los camiones municipales, a costa del Municipio, estuvo durante 6 años. Eso lo tenemos que dejar bien separado”, lanzó.
Por otro lado, sostuvo que el pliego de la licitación fijaba sanciones de diez sueldos mínimos diarios en caso de que no se cumpliera el contrato de concesión. “Jamás se le aplicó una multa. El señor Intendente es cobarde porque no puso el ánimo necesario para que esto saliera a la luz como debía”, cuestionó.

Cuenca fue más allá y confió sus sospechas en que “estoy plenamente convencido de que hubo alguna otra cosa”, no solo desidia de los funcionarios municipales a cargo de los controles. Como ejemplo, sostuvo que “me lo encontraba a Rubén Crovo (exsecretario privado del jefe comunal) todos los días en la oficina de Blanco y no tenía nada que hacer Crovo ahí. ¿Qué hacía Crovo cenando con cuatro copas y seis cubiertos?”.

Por otra parte, recordó que los premios que se anunciaban en las carreras, Vistas Serranas no los pagaba. “Ese fue uno de los puntos que costó que me creyeran. Cuando Blanco se fue dijo que pagaba 450 mil pesos de premios, cuando en realidad estaba pagando 130 mil, y el subsidio era de 475 mil pesos. Este es uno de los puntos que al fiscal le costaba entender. Era tan grosero que no me creían en la fiscalía”, expresó.

“No me podían vender un cuento”

En su extenso derrotero, Jorge Cuenca recordó que junto a su familia y a la experiodista de El Eco de Tandil Mabel Labordiva, en 2001, impulsaron la reapertura del Hipódromo. Ese sentimiento lo llevó a realizar la denuncia poco después de la reinauguración, “En este compromiso, yo asumí la responsabilidad social, una responsabilidad moral. Si estoy diciendo ‘vamos a hacer esto, porque se puede hacer esto o aquello o lo otro’, y después no se cumple, tengo mi responsabilidad, tengo que ser consecuente con lo que digo, si no me hubiese dedicado a la política”, explicó en relación a los motivos que lo impulsaron a presentarse e insistir ante la Justicia.

“Luego, el apoyo periodístico, que costó, pero en esto déjenme recordar a un grande que tuvieron ustedes, a Fermín (Daguzan), que me dio un apoyo incondicional cuando yo era un loco malo, solo, que andaba por el mundo, también periodista de ustedes. Me obligó y me fueron llevando las cosas. Nunca me sentí solo porque el conocimiento de la actividad me llevaba. Estaba ahí todos los días, trabajaba ahí, vi los movimientos. Fui el que generó, el que hizo toda la movida, entonces no me podían vender un cuento”, afirmó.

El denunciante sostuvo que “no tengo banderías políticas, no me pueden decir otra cosa”. Es más, en los últimos años muchas veces fui a avisarle al actual presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik que iba a realizar una nueva presentación judicial o a ampliar su denuncia.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario