¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“Estamos más tranquilos porque sabemos que está bien”, dijo la tía

Tras días de gran angustia y desesperación, Paula Molina, la tía de la menor desaparecida, afirmó que a pesar de que Gisella no quiso regresar a su casa por el momento, están más tranquilos al saber que se encuentra bien.

En diálogo con El Eco de Tandil, Paula Molina, que fue quien crió a Gisella desde pequeña cuando su mamá falleció, contó que recibieron la información de que habían encontrado a su sobrina poco después de la medianoche, en el domicilio de un chico de 17 años.

“La llevaron a la comisaría Cuarta, nos llamaron, nos avisaron que la habían encontrado, que estaban seguros que era ella, así que fuimos mis hermanos y yo hasta allá y también estaba la trabajadora social, que charló con ella y se le preguntó qué quería hacer. Ella dijo que no nos podía ver en este momento, que no estaba preparada para hablar con nosotros y por eso decidió optar por otra posibilidad que le dieron de ir a un hogar de contención”, manifestó.

Y agregó que “nos informaron que ella va a estar atendida con psicólogos hasta que se sienta preparada para charlarlo con la familia”.

No obstante, contó que a pesar de que no pudieron hablar directamente con ella, le preguntaron a la trabajadora social cuáles fueron las razones que motivaron a Gisella a fugarse del hogar. Y les contó que ella manifestó que se sentía mal porque había bajado las notas en la escuela, y que le estaban poniendo muchos límites, por lo cual necesitaba más libertad.

“Tenía un 6 nada más, el resto todo aprobado, pero dijo que ella siente que no está rindiendo igual en la escuela, y que necesita más libertad. Esas son las razones que ella dio, pero se fue por voluntad propia aparentemente”, resumió Paula Molina.

Más tranquilos

Admitió que nunca pensaron que se había ido por voluntad propia, porque “no nos habíamos peleado, no habíamos discutido, no había tenido ningún conflicto familiar que me llevara a inferir que se había ido por su cuenta”.
“Ahora tenemos que esperar, lo importante es que estamos más tranquilos porque sabemos que está bien. Fueron horas de angustia y desesperación, porque pasaba el tiempo y no sabíamos nada de con quién estaba, si estaba bien. Había mucha incertidumbre, y fue angustiante”, expresó.

Y añadió que “no se lo deseo a nadie, es la primera vez que nos pasa esto y yo creo que hasta que no lo vivís no te das cuenta de lo que es, la desesperación de no saber nada”.

“Sabemos que está bien, inclusive se le hizo una revisación médica para ver que no tuviera golpes, ni nada. Pero ella optó, no sé si por vergüenza o por qué motivo, por el momento no hablar con nosotros, así que decidió ir a un hogar para tener contención psicológica y que ella lo pueda hablar y ver cómo siguen las cosas”, sostuvo.

Una mezcla de
sentimientos

Contó que la pudieron ver un momento y que sintieron “una felicidad muy grande de verla bien, una mezcla de sentimientos, felicidad, angustia, sinceramente también enojo por pensar que no puede ser que nos haya tenido con el corazón en la boca tanto tiempo, pero es una adolescente y tiene sus razones. Eso lo charlará ahora con el equipo que en este momento la está conteniendo”.

“En el momento nos abrazamos. Yo lloraba tanto que si me dijo algo, no la escuché. Estábamos todos muy nerviosos, ansiosos, pero gracias a Dios tenemos la tranquilidad de que está bien”, aseguró.

Y luego se quedó charlando con la trabajadora social que fue quien le informó a la familia la decisión de la menor.

Agradecidos

Paula Molina expresó su agradecimiento a todos los medios de comunicación que ayudaron en la difusión, además de todas las organizaciones y gente que colaboró en la búsqueda, la trabajadora social de la escuela, un especialista en situaciones de riesgo llamado Martín, que los ayudó mucho, y en resumen sostuvo que se sintieron “muy acompañados y yo creo que eso fue también un poco lo que aceleró todo el proceso”.

También explicó que por lo que les dijeron en la comisaría, Gisella dijo que “estaba viendo toda la movilización que se generó y que al otro día pensaba aparecer, lo que pasa es que se le había ido de las manos y había pasado el tiempo”.

En cuanto al chico con el que se encontraba, aseguró que no lo conocen y que escucharon que lo conoció a través de las redes sociales, pero que no lo saben fehacientemente.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario