¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Robó en un comercio y quedó filmado por las cámaras de seguridad que posee el local

Fue en la madrugada de ayer, en Avellaneda 1210, donde funciona “Quesería de ti”. Dos delincuentes forzaron la puerta principal y uno entró al negocio. Su imagen quedó registrada y ya está a disposición de la policía para la investigación. La propietaria del lugar indicó que “es la primera vez en cinco años que sufrimos un hecho de estas características”.

Mariano Leunda

Un nuevo hecho delictivo ocurrió en la madrugada de ayer, en esta ocasión en un comercio de la ciudad sito en Avellaneda 1210, donde delincuentes, tras violentar la puerta de ingreso, se llevaron distintos elementos de valor.

Se estima que el atraco ocurrió alrededor de las 4, ya que a esa hora vecinos escucharon ruidos en sus patios pero omitieron dar aviso a la policía. El mismo panorama se dio en el frente del local, lugar donde los delincuentes “trabajaron” para abrir la puerta, e ingresó uno de ellos, pero los raros movimientos que se desarrollaban en el local no llamaron la atención de alguno de los ocasionales conductores que transitan por la avenida durante la madrugada.

La propietaria del comercio denominado “Quesería de ti”, Andrea García, le contó a El Eco de Tandil el robo que sufrió. Señaló que “cerramos el sábado a las 22 y llegó mi marido a las 10 de la mañana del domingo y se encontró con que la puerta blanca de la entrada estaba abierta”.

Especificó que “la reja del local estaba baja, pero hay una abertura chica en la puerta que es por donde ingresamos. Es un hueco que quedó de una vez que la reja se rompió, serán 30 centímetros de alto por 50 de ancho. Mi marido creyó que habíamos dejado abierto, pero al entrar se encontró con el panorama”.

Detalló que “encontró los parlantes de la notebook tirados en el piso y ahí se dio cuenta de que habían ingresado a robarnos. Estaba todo desordenado, había cosas en el suelo. Creemos que revolvieron buscando plata”.

Este atraco quedó filmado gracias a las cámaras de vigilancia internas que el local tiene. Al respecto, indicó que “hice la denuncia en la comisaría Primera, el robo está registrado hasta que se dan cuentan y mueven la cámara, apuntándola hacia el techo. En lo que repasamos, se puede ver como primero pasan caminando hacia la esquina de Alsina con la compañía de un perro. Al rato regresan y empiezan a forzar la puerta. Si bien el tránsito por Avellaneda en la madrugada no es fluido, se observa que pasaron autos, pero a ninguno le llamó la atención que dos sujetos estuvieran intentando ingresar”.

Agregó que “entró un solo delincuente, el otro se quedó afuera. Quien ingresa lo hace fumando y era de contextura física delgada. No tenemos precisión de la hora porque cuando se da cuenta de que está siendo filmado, primero movió la cámara hacía el techo y luego sacó el aparato en donde queda almacenada la grabación y se lo deja en la parte de atrás, entendemos que con intenciones de llevárselo, pero se olvidó de agarrarlo al momento de irse».

La mujer detalló que por ese motivo «el sistema se desconfiguró y no quedó grabada la hora exacta del ingreso. Es más, la filmación indica 22 de agosto a las 17.40. Esperemos que mañana (por hoy) cuando el técnico revise el equipo, se pueda constatar la hora. La imagen del delincuente ya la tiene la policía para que pueda investigar”.

El botín

En cuanto a lo robado, la damnificada indicó que “se llevaron la notebook donde tenemos el detalle de los cinco años de funcionamiento del negocio, además de los contactos de todos los proveedores. También se alzaron con la caja registradora que, por suerte, habría mil pesos en cambio y en cuanto a la mercadería, agarraron varios bastones que estaban en la ganchera que conforman un dinero importante en la actualidad”.

García aseveró que “da mucha impotencia que hayan entrado en tu lugar de trabajo, que es en definitiva donde uno hace el sacrificio todos los días para vivir. Esta gente entró como si nada, con un cigarrillo en la boca como si estuviera en un boliche”.

Remarcó que “en cinco años que llevamos trabajando en este lugar, es la primera vez que me roban” y contó que “en la pollería que está a mitad de cuadra (Avellaneda al 1100) le barretearon dos candados y no llegaron a entrar. Suponemos que sería la misma gente que nos robó a nosotros”.

Seguridad

La propietaria expresó que “de ahora en más arreglaré la reja que nunca terminé de arreglar y vamos a poner alarma con un sensor de movimientos que se le sumará a las cámaras de filmación que ya tenemos. Caso contrario me tendría que quedar toda la noche cuidando y esperando si alguno quiere entrar”.

Afirmó que “en la jornada del sábado no vimos a nadie que nos pudiera generar sospecha. Si una vez me pasó y creí que me iban a robar, cuando ingresó una persona y comenzó a preguntar cosas sin pedir nada específico. Cuando pensé que era un robo, estacionó un cliente en la puerta que por suerte entró, acción que desencadenó que se fuera y no volviera”.

Por último, la damnificada indicó que cuenta con el correspondiente seguro del comercio, que en principio, le permitiría recuperar la notebook robada y los arreglos de la cerradura y la reja, desconociendo si el seguro cubrirá los alimentos que fueron sustraídos.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario