¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Sentenciaron a una mujer que denunció falsamente a su expareja por violencia

En un reciente fallo tras un juicio abreviado, el juez del TOC 1, Guillermo Arecha, resolvió condenar a Julia Mercedes Peralta a la pena de un año de prisión e inhabilitacion absoluta por el término de dos años, como autora penalmente responsable del delito de “Falso testimonio agravado -dos hechos- en concurso real”, hechos cometidos en la ciudad los días 24 de septiembre y 10 de octubre de 2013.

Asimismo se estableció como modalidad de cumplimiento de la pena impuesta, la prisión domiciliaria nocturna en el domicilio de la misma, en la cual deberá permanecer diariamente desde las 20 a las 7, con control policial nocturno periódico, y control mensual por parte de la Oficina Local del Patronato de Liberados, que supervisará el efectivo cumplimiento de sus obligaciones en relación a la escolaridad y la asistencia sanitaria de sus hijos.

Al decir del veredicto, se acreditó que la imputada habiendo previamente prestado juramento de decir verdad, el 24 de septiembre de 2013, en la Comisaría de la Mujer y la Familia en el marco de la Investigación Penal Preparatoria, afirmó en perjuicio de Claudio Esteban Crivicich que: «…comenzaron una discusión y en un momento la golpeó con un golpe de puño en el rostro que seguidamente la tomó del pelo y le golpeó la frente con el torpedo del vehículo de Crivicich y posteriormente la mordió en el brazo derecho dejándole marcas y luego le manifestó textualmente: “’vos haceme la denuncia y voy y te limpio, una denuncia más que me hagas…’».

En una segunda oportunidad, el 10 de octubre de ese mismo año, en la sede de la Secretaría Especializada en Violencia Familiar y/o de Género Peralta, en calidad de testigo, afirmó que Crivicich «…ingresó a la vivienda sin autorización y comenzó a insultarla. Que en medio de la discusión Crivicich comenzó a golpearla a puño cerrado en el lado izquierdo de la cabeza y posteriormente la tomó del cuello y la tiró al piso…».

Posteriormente, el 2 de marzo de 2016, en la Sala de Audiencia del Juzgado Correccional 1, en la audiencia de debate realizada, previo prestar juramento de decir verdad ante el juez, la mujer afirmó en relación a los mismos hechos: “…él me quería dejar y yo no quería, entonces le dije ‘yo me golpeo y te voy a echar las culpas a vos’, …un día entré en la casa y me golpeé y no era así, me golpeé con el filo de la pared… yo hice falsamente la denuncia…es mentira lo que denuncié, yo me golpeé y no él, yo estoy diciendo la verdad… es falso que iba a mi casa y que se metió en mi casa, yo no pensé que iba a llegar a tanto… él nunca me pegó… nunca ocurrió nada de lo que denuncié…».

De lo expuesto surge de modo inequívoco que la imputada, bajo juramento de decir verdad ante los funcionarios policiales de la Comisaría de la Mujer y la Familia, y ante la Secretaria Especializada en Violencia Familiar, atribuyó a quien había sido su pareja conductas de violencia y amenaza y que contra su voluntad había ingresado en su vivienda. Posteriormente, también bajo juramento de decir verdad, afirmó y sostuvo ante el magistrado y secretario en el debate celebrado el 2 de marzo de 2016, que sus manifestaciones anteriores eran falsas y no se correspondían con la realidad de los hechos.

En el fallo, el juez sostuvo que aquellas primigenias declaraciones testimoniales refiriendo una serie de hechos que podrían constituir delitos, que de modo directo atribuyó a la conducta de Crivicich “determinaron una actividad jurisdiccional inmotivada que determinaron su procesamiento y sometimiento a juicio”.

Cerrando, Arecha señaló que en razón de las circunstancias referidas “ha quedado suficientemente acreditada la falsa afirmación de Julia Mercedes Peralta de la existencia de un delito y su atribución a una persona determinada, correspondiendo así atribuirse el hecho a la conducta responsable de la nombrad”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario