¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Sigue la desesperada búsqueda de la chica de 16 años que está desaparecida desde el viernes

Continúa la desesperada búsqueda de Gisella Tapia Molina, de 16 años, que se encuentra desaparecida desde el viernes. Su familia la vio por última vez cuando se dirigía a la Secundaria 14 (ubicada en Palacios entre Ugalde y Darraguiera), por la mañana, en el barrio Villa Gaucho. Ayer, durante todo el día, se realizaron diversos rastrillajes, con resultado negativo. Hay gran hermetismo en torno a la investigación.

El caso se replicó en los medios nacionales, ya que la secretaria de Desarrollo Social Alejandra Marcieri habló con funcionarios de la Dirección Provincial de Niñez y Adolescencia para que se activara el protocolo de búsqueda tanto a nivel provincial como nacional, lo cual se concretó ayer.

Gisella, de 16 años, tiene el pelo castaño con corte hacia un costado hasta la altura de los hombros. Su estatura media es de 1,65 metros. Fue vista por última vez a las 7.20, en la zona lindera a la Escuela Secundaria 14 del barrio Villa Gaucho (intersección Actis y Darragueira). Vestía calzas negras, zapatillas de lona color jean y un buzo gris de la escuela.

Rastrillajes

En tanto, en horas de la tarde, el intendente Miguel Lunghi, la directora de Niñez, Adolescencia y Familia Virginia Ramírez y el subsecretario de Desarrollo Social Pablo Civalleri se reunieron con la familia, que también tuvo un encuentro con la Policía, pero se mantuvo un gran hermetismo en torno a la investigación.

A partir de las 16, familiares, amigos, docentes y conocidos de la menor desaparecida se encontraron en la Glorieta de la Plaza Independencia y desde allí salieron a distintos barrios a hacer una panfleteada para alertar a los vecinos sobre la búsqueda de la menor.

Por su parte, Bomberos, DDI y efectivos policiales trabajaron intensamente durante todo el día realizando rastrillajes en diversas zonas de la ciudad, tales como Las Tunitas, en el barrio donde fue vista por última vez, en el Dique y en el arroyo Langueyú, pero los resultados fueron negativos.

Búsqueda
intensa

Los familiares de la menor de 16 años se excusaron de hablar o brindar ningún tipo de información de la joven y de la investigación a El Eco de Tandil, pero sí dialogaron con el diario La Nación, donde contaron que la joven desaparecida vive en la casa de sus tíos Paula y Patricio, que la criaron junto a sus tres hermanitos después de la muerte de su madre, cuando tenía 3 años.

Fue vista por última vez el viernes a las 7.20 de la mañana, cuando salió de su casa rumbo a la Escuela 14.

“Gisella estaba en casa, la despertamos para ir al colegio, por los más chiquitos que entran más temprano. A las 7 los acompañó a media cuadra de casa. Después volvió, estuvo un ratito cantando en la cocina. Salió con el abuelo, dijo: ‘Chau hasta luego’, con la mochila, con el uniforme”, describió Paula Molina, su tía de crianza, a La Nación.
“Mi cuñada es preceptora en el mismo colegio al que va Gisella, y la vio cuando dobló en la esquina, llegando. Por eso le llamó la atención después, cuando no la vio adentro”, relató en diálogo con ese medio.

“Además no es una nena que falte. Entonces mi cuñada me llamó, me preguntó y yo le dije que no, que Gisella estaba en la escuela. Y me dijo que en la escuela no estaba. Entonces, nos alarmamos”, sostuvo.

Intentaron contactarla a través del celular, pero estaba apagado. Así que hicieron una denuncia en la comisaría y después en la fiscalía. “Pasamos por las casas de los amigos, de gente conocida, de personas que pudieran conocerla. Recopilamos datos sobre gente que pudiera saber dónde estaba. Buscamos en sus contactos en Facebook. Nos desespera porque no es una nena de salir, no se maneja mucho sola tampoco”, agregó.

Finalmente, la familia otorgó dos números de teléfono para aportar cualquier dato que sirva para encontrarla: 154-479684 y 154-606238. Interviene la UFI 12, ubicada en Uriburu 750.

El Foro de Niñez y Adolescencia
exige su aparición con vida

Desde el Foro de Niñez y Adolescencia de Tandil exigieron a través de un comunicado la aparición con vida de Gisella.

“La denuncia fue realizada en la comisaría Cuarta de Tandil y aún no hemos tenido respuesta alguna, las horas pasan y estamos sin novedades”, expusieron.

Y plantearon que “ante las distintas desapariciones de mujeres, sabiendo que varias culminaron en femicidios, entendemos que las autoridades deben guiarse según los protocolos de actuación para la búsqueda de personas; mantener informada a la familia de manera oficial y garantizar los canales de colaboración comunitarios necesarios; tan importantes en estas instancias”.

Y no descartaron la posibilidad de que se trate de una “víctima de trata”.

En ese sentido, informaron que las principales víctimas de los delitos de trata “son las mujeres, generalmente en situación de extrema vulnerabilidad social, desde los 13 años, que suelen ser reclutadas, trasladadas, acogidas y recepcionadas con fines de constituir una relación de explotación, para lo cual el consentimiento de la víctima no excluye la existencia del delito”.

“Agradecemos cada colaboración y les solicitamos que se continúe la búsqueda tanto desde las vías institucionales correspondientes como mediante todos los medios de difusión”, señalaron.

Para cerrar, expresaron que “seamos comprometidos/as y cautelosos/as. Las personas afectadas por estos delitos no pueden ser convertidas nuevamente en víctimas, ante una inadecuada difusión de la búsqueda”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario