¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Tras un intenso operativo, la Justicia encontró a Gisella ilesa y está en un hogar de contención

Gisella Molina Tapia, de 16 años, fue hallada en los primeros minutos de ayer, a salvo y en buenas condiciones de salud. Efectivos de la DDI Tandil, en conjunto con el Gabinete de Prevención de la Comisaría Cuarta, la encontraron en un domicilio del pasaje Guernica al 1600, donde estaba por su voluntad, junto a un menor de 17 años que la alojó en su vivienda desde el último viernes.

La joven había salido esa mañana de su hogar para ir a la Escuela Secundaria 14 de Villa Gaucho, pero nunca ingresó al establecimiento. Desde ese momento, sus familiares radicaron la denuncia y la Justicia desplegó un amplio operativo que tuvo sus resultados cerca de las 0.30 de ayer.

En principio, Gisella escapó de su casa sin rumbo y dio vueltas por la ciudad. Pero a medida que avanzaban las horas del viernes, se puso en contacto con Brian a través del Whatsapp. Los jóvenes se conocían solo por la red social Facebook. Al contarle lo ocurrido, el menor de 17 años le brindó alojamiento en su casa, ya que sus padres estaban de vacaciones.

Durante los cinco días que la adolescente pasó en la vivienda de pasaje Guernica, Brian intentó persuadirla para que le avisara a su familia y le había dado plazo hasta hoy para resolver su situación. A partir de entonces, Gisella había decidido salir de su escondite en forma inminente, pero antes la encontró la policía gracias a los resultados de una investigación tecnológica.

El operativo

Ni bien recibió el dato acerca de la posibilidad de que Gisella se hallara en el domicilio de pasaje Guernica, la policía se desplazó hasta el lugar. Allí, al llamar a la puerta, atendió Brian y enseguida confirmó que estaba con la joven.

Gisella se mostró tranquila y en todo momento les transmitió a los efectivos policiales que no quería regresar con su familia. Entonces, convocaron al Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos de Niños/as y Adolescentes, que la contuvo y la acompañó hasta el Hospital Ramón Santamarina para una revisión médica.

Durante la primera entrevista, profesionales del Servicio Local le preguntaron a Gisella las razones que la condujeron a dejar su casa y ella se refirió a los límites que le imponían sus tutores. En esa instancia, intentaron convencerla y le explicaron que en el hogar de contención -adonde finalmente fue derivada- también iba a tener reglas y restricciones. Sin embargo, la joven insistió con demorar la vuelta a su hogar.

La investigación

Tras el hallazgo de la joven, se le dio intervención al Juzgado de Familia que avaló la medida de abrigo mientras siguen las entrevistas y la contención psicológica.

Por otra parte, ya cerró su tarea de instrucción la fiscalía a cargo del doctor Damián Borean, que trabajó sin pausa desde el último viernes para dar lo antes posible con el paradero de la adolescente.

En cuanto a la búsqueda, en el amplio y exhaustivo operativo intervinieron la comisaría Cuarta, DDI Tandil, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía General de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Enrique Del Carril, la Dirección de Niñez de la Provincia de Buenos Aires, el Sistema Federal de Búsqueda de Personas del Ministerio de Seguridad de la Nación, el Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos de Niños/as y Adolescentes y el Municipio de Tandil.

Afortunadamente, Gisella apareció en buenas condiciones de salud y a salvo. Sin embargo, durante cinco días mantuvo en vilo tanto a su familia como a los funcionarios judiciales y de los distintos niveles del Estado que motorizaron su búsqueda.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario