¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Una amenaza de bomba dejó sin clases a los estudiantes de la Escuela Normal

Ayer por la mañana una amenaza de bomba en la Escuela Normal Superior General José de San Martín obligó a las autoridades a suspender las clases y a evacuar el edificio ubicado en la avenida Santamarina 851.

El llamado ingresó alrededor de las 10 al 101 y alertó sobre la presunta presencia del artefacto explosivo en el interior del establecimiento educativo, por lo que rápidamente se inició un operativo a cargo de efectivos policiales que custodiaron el predio y acompañaron a docentes, no docentes y alumnos hasta la Plaza Martín Rodríguez, hasta tanto arribara personal de la Brigada de Explosivos, con sede operativa en Azul.

A raíz de la alerta, además, se interrumpió el tránsito vehicular sobre la avenida Santamarina, entre Mitre y la avenida España, por prevención.

Finalmente, los peritos arribaron pasado el mediodía a la ciudad, recorrieron las instalaciones y ratificaron que se trató de una falsa alarma. Las autoridades educativas decidieron entonces retomar con normalidad las actividades vespertinas.

Previamente, en medio del procedimiento, la directora de la escuela, Susana Copponi, dialogó con El Eco de Tandil y brindó detalles de lo sucedido.

Relató que se hizo presente la policía que se comunicó con el primer directivo, que era del nivel primario, recorrió los salones y ordenó la evacuación, no solo del alumnado y del cuerpo docente, sino también de un grupo de padres, ya que habían sido convocados a una reunión.

Precisó que en el establecimiento “estaban los casi 350 estudiantes de primaria, los más de 900 de secundaria, sumado a los del jardín que también fueron evacuados por razones de seguridad”.

Copponi señaló que “de hecho, están todos los chicos en la plaza, que si uno pensara en concreto y si realmente hubiese una explosión del edificio, el lugar donde están tampoco es seguro”.

De todas formas, afirmó que “no se pudo desestimar el alerta porque sin ser un artefacto de gran potencia, aunque fuese un petardo, genera pánico y eso puede derivar en más accidentes que sacarlos pausadamente”.

Remarcó que la evacuación del inmueble “se pudo hacer en orden, esta vez ya la experiencia nos indicó de hacerlos salir con todas sus pertenencias”.

El llamado

Seguidamente, la directora de la Escuela Normal precisó que el alerta ingresó al 101 y la policía ahora iniciará una investigación para determinar desde qué teléfono se había realizado.

Recordó que “el año pasado en la Escuela Técnica 2 hubo un llamado del mismo tipo y se localizó desde qué teléfono había salido la llamada. Tenía que ver con un alumno de esa institución”.

“Los periodistas siempre preguntan si había alguna prueba -señaló Copponi- y la época del año no amerita ningún temor por ningún examen porque no se están jugando ninguna aprobación”. No obstante, estimó que entre tanta cantidad de divisiones, seguramente alguna tenía alguna actividad prevista, aunque descartó que la amenaza telefónica haya sido por esa cuestión.

Sostuvo que “evidentemente o es alguien que está muy interesado en provocar una situación de este tipo o tal vez algún adulto desquiciado, porque tampoco podemos descartar eso. Todavía no sabemos si la voz era de un adulto o de un joven”.

El esclarecimiento

Por último, pidió que “se esclarezca esta situación, que se rastree y se identifique a la persona porque esto no es solamente un mal para la escuela, sino para toda la comunidad, sobre todo, porque estos hechos a veces se convierten en contagiosos, entonces hoy es esta escuela y mañana es otra. Y realmente creo que en estas circunstancias particulares de este año lectivo no podemos perder actividad”.

Otro alerta en el
colegio Estrella de Belén

En horas del mediodía, otro alerta tuvo como blanco al colegio Estrella de Belén, donde hubo que replicar el operativo y evacuar a todo el alumnado. Según pudo conocer este Diario, el llamado fue similar al ocurrido en la Escuela Normal y también alertó sobre la presunta colocación de un artefacto explosivo.

Los peritos se encontraban recorriendo las instalaciones del establecimiento educativo de la avenida Santamarina al 800 cuando se les informó sobre lo que estaba ocurriendo en el otro colegio, por lo que finalizaron el peritaje y acudieron a la institución de calle Mitre, entre 9 de Julio y Rodríguez, donde finalmente constataron que, al igual que el anterior, se había tratado de una falsa alarma.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario