¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Cientos de vecinos se movilizaron contra el dos por uno y apuntaron al Gobierno de Macri

Ayer por la tarde, unas 1.500 personas se movilizaron para repudiar el fallo que aplicó el beneficio del dos por uno a Luis Muiño, un represor condenado por delitos de lesa humanidad. Además, apuntaron a los funcionarios del gobierno de Mauricio Macri por considerar que se trata de una decisión “política disfrazada de fallo judicial”.

Alrededor de las 18, la multitud comenzó a congregarse junto al Monumento de los Desaparecidos en la Plaza Independencia. En tanto, distintas leyendas intentaban describir de algún modo el repudio ante la nefasta medida tomada por la Suprema Corte de Justicia: “No al dos por uno que libera genocidas”, “Ni olvido, ni perdón, ni reconciliación. Justicia y mil años de prisión”.

Minutos después se hizo lectura de un comunicado y alrededor de las 19 la multitud se encolumnó detrás de la bandera “Memoria por la Vida en Democracia”, portada por familiares de desaparecidos de Tandil, seguida por una inmensa bandera argentina que se entendía a lo largo de varios metros. Desde la Plaza Independencia, pasando por la pirámide, marcharon por Pinto hasta 9 de Julio, luego hasta Mitre y regresaron por Rodríguez al punto de partida. Con carteles que expresaban “Memoria, verdad y justicia. Nunca más”, “La memoria no se negocia”, “No perdonamos, no reconciliamos”, “Juicio políticos a los jueces del dos por uno”, la multitud recorrió las calles céntricas en un sentido repudio al fallo.

El comunicado

Distintas organizaciones de derechos humanos de la ciudad hicieron lectura de un comunicado en el cual expresaron que la Corte Suprema de Justicia de la Nación “en contradicción con su propia jurisprudencia e incumpliendo tratados con jerarquía constitucional aplicó la semana pasada la derogada ley del dos por uno en beneficio del genocida Luis Muiño, condenado por crímenes de lesa humanidad”.

El fallo, que consideraron “aberrante”, constituye un “inaceptable retroceso en el camino de memoria, verdad y justicia, construido por nuestro pueblo, camino que es ejemplo en el mundo en materia de derechos humanos por ser Argentina uno de los pocos países que ha juzgado a sus propios genocidas”.

Y enfatizaron que “los delitos contra la humanidad no pueden equipararse con delitos comunes”.

Un precipicio

“Esto ha sido una clara violación a los tratados internacionales que en nuestro país tienen rango constitucional, la misma Constitución determina que para desechar estos tratados es necesario contar con la aprobación de las dos terceras partes en ambas cámaras legislativas, por tanto nos coloca ante un precipicio, con una Corte que falla contra la misma Constitución”, expusieron.

En ese contexto, lamentaron que “esta situación puede abrir las puertas de la prisión a otros cientos de genocidas encarcelados por delitos imprescriptibles cometidos en el marco del terrorismo de Estado”.

“El excomisario de la bonaerense Miguel Etchecolatz y el excapellán de la misma fuerza Christian Von Wernich entre otros ya comenzaron los artilugios legales para ampararse en el antecedente dispuesto por la Corte”, señalaron.

Un hecho político

Aseguraron además que el “lamentable” fallo no se debe solamente al voto de los jueces, sino que es producto de un “clima propicio”, favorecido por el “negacionismo (SIC) explícito de una buena parte de los funcionarios del Gobierno y por la misma iglesia católica”.

“Ese negacionismo militado en forma perseverante por parte de la alianza gobernante Cambiemos no sorprende, pues no ha hecho sino dejar al descubierto aquello que siempre han sostenido respecto a la lucha por los derechos humanos, que es un curro, que hubo dos demonios enfrentados, posiciones idénticas a quienes aún hoy niegan hechos como el holocausto judío o los genocidios cometidos durante el siglo XX”, apuntaron.

Y fustigaron que “la alianza gobernante miente una vez más, miente cuando pretende distanciarse de esta decisión política disfrazada de fallo judicial, cuando el propio secretario de Derechos Humanos cambia su primera opinión favorable al fallo por otra más acorde”.

Asimismo, cuestionaron la actitud del episcopado católico que lanzó unos días antes “un llamado a la reconciliación. Esto se afirma con la cúpula eclesiástica de reconciliar a quienes nunca estuvimos conciliados, ya que el ocultamiento de información y encubrimiento han sido su constante”.

“El fallo es un hecho judicial pero también un hecho político, el máximo tribunal que apuró la reducción de la condena del genocida Luis Muiño es el mismo que continúa cajoneando el pedido de excarcelación de Milagro Salas, prefirió privilegiar a un genocida condenado antes que a una dirigente social sobre la que no pesa ninguna condena”, sostuvieron.

Condenas en
cárcel común

“Una vez más en esta patria los límites los pone el pueblo movilizado”, marcaron y subrayaron que “las condenas que han caído sobre los genocidas deben cumplirse inexorablemente en cárcel común y efectiva”.

Y denunciaron que “este acto jurídico inconstitucional produce inevitablemente un indulto por goteo”.

“No vamos a claudicar en la lucha por la justicia, y agotaremos todas las instancias posibles en pos de ella. No nos han vencido, estamos acá para asegurarles que los 30 mil compañeros están más vivos que nunca”, manifestaron.
Y rechazaron “el dos por uno y cualquier intento de reconciliación con los culpables de secuestros, asesinatos, desapariciones, torturas, robo de niños, delitos económicos y demás atrocidades cometidas contra el pueblo y la nación argentina al amparo de la tenebrosa dictadura cívico militar y su terrorismo de Estado. Seguimos de pie reclamando juicio y condena con cárcel común, y efectiva para todos los genocidas culpables de delitos de lesa humanidad”.

“No los queremos caminando a nuestro lado en las calles ni compartiendo las plazas o los bares, el lugar para cualquier genocida es la cárcel. Los ideales de los desaparecidos están más vivos que nunca. Memoria, verdad y justicia, ni un paso atrás, 30 mil compañeros desaparecidos presentes”, finalizaron y tras un sentido aplauso mencionaron a todos los desaparecidos de Tandil.

Los derechos humanos
“debajo de la alfombra”

María Rosa Toncovich, de Memoria por la Vida en Democracia, admitió que “en el contexto del Gobierno actual cualquier cosa puede pasar en cuanto a dejar los Derechos Humanos y toda esta lucha debajo de la alfombra”.

Pero consideró que se trata de una “injusticia, después de tantas luchas, de haber visto organismos de derechos humanos durante 40 años pidiendo justicia, nunca hablando de odio, rencor, revancha, nunca deseando muerte a nadie, se viene a encontrar uno con que tendremos que ver a los genocidas caminando por la calle nuevamente con todo lo que costó llevarlos a juicio”.

“Antecedente negro”

Por su lado, la referente de Derechos Humanos María Nazábal afirmó que el fallo se puede revertir y una muestra de ello es “la reacción que ha tenido la Cámara de Diputados y el Senado de la Nación que casi por unanimidad, salvo algunas pequeñas excepciones, han salido a reformar la ley del dos por uno y a aclarar que no es aplicable a delitos de lesa humanidad”.

“Entiendo ya desde una perspectiva más jurídica, que la Corte debe dictar otro fallo en el que revierta este antecedente negro para la historia del poder judicial argentino”, sostuvo.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario