¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El concejal Ballent apoyó la moción para que el síndico de la Usina salga de las filas opositoras

Gustavo Ballent, concejal de Integrar, respaldó la visión de sus pares del peronismo en torno a la Usina.

El Eco

El legislador de la bancada Integrar Gustavo Ballent le reclamó al intendente Miguel Lunghi que el nuevo síndico de la Usina Popular y Municipal de Tandil SEM sea un representante de la oposición, teniendo en cuenta que deberá asumir tareas de contralor en la gestión de la distribuidora de energía que tiene a la comuna como accionista mayoritario. Además, coincidió en reforzar la mirada social de la empresa de economía mixta frente a los tarifazos que agobian a los vecinos y las pymes.

Frente al debate que envuelve a la Usina, Integrar aún no definió su postura sobre la adenda al acuerdo de accionistas, tendiente a renegociar los plazos y regularizar la deuda de 8,5 millones en obras de alumbrado que generó la firma con la comunidad de Tandil. De todos modos, la UCR Cambiemos aún no se animó a llevar al recinto el polémico asunto que se encuentra, con dictamen de mayoría, en la Comisión de Economía.

Sin embargo, el concejal Gustavo Ballent compartió su postura sobre la situación global de la Usina y coincidió con el justicialista Facundo Llano, quien sostuvo que el síndico por el sector público que el jefe comunal postulará ante la salida de Omar Farah debe emerger de un espacio distinto al oficialismo.

“He estado leyendo algunos comentarios y conversando con concejales, y tenemos la misma idea sobre el tema de la renuncia del síndico, lo que planteó (Facundo) Llano. Desde ese punto de vista, estaría bueno que la oposición tuviera la posibilidad de buscar un consenso con el Intendente para que el síndico sea una persona elegida por todos, no puesto por el Ejecutivo”, consideró.

Al mismo tiempo, valoró que “está bueno lo que plantea Llano porque el síndico de la parte pública es un organismo de contralor importante. Estaría bueno que en un ámbito democrático sea también escuchada la voz de la oposición”.

Sin embargo, no puso demasiada expectativa en que el terreno esté abonado para que el Ejecutivo abra la discusión y le dé participación a la oposición. “Creo que este es un gobierno que tiene una mirada de sesgo bastante autoritario. No ha sido nunca propenso al diálogo. Ahora, aparentemente, con el nuevo jefe de Gabinete pareciera que tiene una idea de llevar adelante un diálogo, pero estaría bueno que se practique y haga una demostración de poder discutir fuertemente la designación de un síndico que sería muy bueno que fuera de la parte de la oposición”, interpeló.

La adenda

Con respecto a la deuda de la Usina y a la adenda que debe convalidar el Concejo, analizó que “lo que aducen los empresarios es que no han cumplido con esas tres cuestiones que estaban pautadas de hace muchos años, que se firmó en su momento un acuerdo de accionistas que es la extensión, el recambio de lámparas y de postes, por problemas de atraso tarifario, que no han podido cumplir con esas prestaciones. La Usina argumenta eso, y a través de lo que vuelven a firmar en 2017, el Intendente con uno de los representantes de la Cámara Patricio Fernández, lo que hacen es reprogramar el cumplimiento de esas obligaciones”.

Y disparó que “la energía ha aumentado en forma exponencial, y los sueldos no aumentan como aumenta la energía. Hay imposibilidad de mucha gente de pagar la boleta de luz y le cortan un servicio esencial si no paga la boleta. Las empresas están teniendo un problema importante porque las tarifas han crecido en forma sideral”.

Como otro elemento, cuestionó que “no tenemos en claro el verdadero costo de la energía. Por un lado, he estado investigando, y va atada al precio del dólar, pero lo que digo es que las empresas siguen facturando, están facturando montos mucho más importantes y esos impuestos que va a sacar la Provincia de la boleta de luz son impuestos que afectan directamente a los municipios, a los intendentes; no afectan ni siquiera a las empresas distribuidoras de la energía, a las empresas proveedoras. Me parece que siempre el costo más grande lo paga la gente que consume, lo paga el más débil. Es un problema serio que se ha generado y hay que discutirlo fuertemente”.

Ballent coincidió con sus pares Facundo Llano y Rogelio Iparraguirre en que “el rol de la Usina nuestra, que es una sociedad de economía mixta, que tiene la mayor participación de capitales del Estado, más allá de cumplir una función comercial, es importante que una empresa gane su dinero como corresponde y es absolutamente legítimo, pero también tiene que cumplir una función social. Es lo que hoy se va a requerir a un tipo de empresa como esta”.

Añadió que los clientes son “cautivos” porque es la única prestadora en Tandil para consumir energía y “en el alumbrado público la empresa tiene un contrato de concesión con el Municipio, con lo cual es la única proveedora a la que se puede recurrir”.

En relación a la gestión actual de la Usina y al perfil social que supo tener en su historia, consideró que “en este momento crucial que se está dando con la energía, creo que la mirada social se tiene que reforzar. Es muy importante, porque en este momento que se está atravesando no solo en la ciudad sino a nivel país con el tema de la energía, tiene que haber una intensificación de esa mirada social porque esto afecta al vecino y fundamentalmente al consumidor que necesita en su casa tener la energía eléctrica y si no puede pagar la factura, le cortan”.

Sumado a esto, describió que “las empresas están más preocupadas en pagar las facturas de luz y de gas que el costo de los sueldos. Hay propietarios de empresas que están diciendo por los medios que tienen problemas muy serios para poder llegar a pagar las facturas. Tiene que hacer acuerdos de pago que, al final, los van a terminar pagando y además de pagar esas cuotas financiadas, tienen que pagar el servicio mes a mes. La factura es indefectiblemente algo que tienen que pagar”.

En ese aspecto, opinó que “es una solución que a corto plazo puede tener algún resultado, pero con el tiempo se van a ir incrementando montos que empresarios y vecinos los van a tener que ir pagando de alguna manera u otra, porque energía van a seguir consumiendo y siempre se va generando deuda. Tiene que haber alguna salida, o estudiar el costo de la energía, si se puede abaratar por algún lado, darle alguna solución a esto”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario