¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El justicialismo remarcó que el pasivo municipal alcanzó los 128 millones de pesos en 2016

A la espera de una reunión con el secretario de Economía del Municipio, Daniel Binando, los concejales estudian la rendición de cuentas de 2016 que deberá tratarse la semana próxima, en la última sesión ordinaria de mayo 23. A priori, el concejal del Bloque Justicialista Facundo Llano remarcó que el Ejecutivo reconoció un déficit de 21,5 millones de pesos, pero la deuda flotante ascendió a 103 millones y el pasivo municipal a 128 millones de pesos, con un presupuesto de 1.309 millones de pesos que fue un 33 por ciento superior al votado a fines de 2015.

Hace 20 días, durante el debate en la Comisión de Economía y Presupuesto, Facundo Llano pidió citar al equipo de la Secretaría de Economía para que explique los números globales. Además, reclamó acceder a los legajos individuales de proveedores, ya que el Ejecutivo elevó la nómina y los montos que le adeuda a cada uno, pero desconocen el detalle de las obras y servicios encomendados.

El encuentro con los funcionarios del gabinete se iba a realizar el último lunes, aunque el secretario Daniel Binando lo suspendió y quedó en avisarles para un nuevo día. Ayer, el concejal insistió en demandar explicaciones sobre los números globales y algunos aspectos que resultaron llamativos.

Los números

“La rendición de cuentas arranca con un presupuesto votado de 982 millones de pesos, un consolidado de 1.022 millones y un crecimiento importantísimo de recursos que lo llevó a 1309 millones de pesos, un 33,29 por ciento más de lo que se había presupuestado. Es enorme lo que crecieron los recursos”, destacó Llano y lo atribuyó a que aumentaron los fondos afectados, los percibidos de Nación y Provincia y “exponencialmente e increíblemente” las tasas municipales, con la creación de la de Protección Ciudadana.

Evaluó que “un 33 por ciento es muchísimo y en contraposición, el resultado financiero, donde por tercer año consecutivo cerraron con déficit. En 2015 con 59,8 millones de déficit y en 2014 con 12,8 millones. En 2016 el pasivo municipal es de 128 millones, aumentó 52 por ciento con respecto a 2015”.

En ese aspecto, remarcó que no se logró achicar el déficit y agregó que “la deuda flotante aumentó 79 por ciento, que es todo lo que el Municipio debe en créditos, proveedores, etc.”.

Y destacó que “acá entran a jugar también los fondos afectados porque hay disponibilidad de 138 millones de esas partidas. Hay un tema contable que hace que parezca reducido el déficit a 21,5 millones, pero en realidad lo que se ve es mucho más porque hay deuda flotante de 103 millones y hay un pasivo municipal de 128 millones”.

En ese sentido, argumentó que “si se hubiesen ejecutado los fondos afectados para lo que fueron creados, hubiésemos ejecutado obras y el déficit sería mucho más grande”.

Extralimitaciones
presupuestarias

Por otra parte, el Ejecutivo solicitó que el Concejo Deliberante convalide las extralimitaciones presupuestarias, aunque no informó el total. “El año pasado pedía convalidar 51,9 millones de pesos, que era altísimo, y ahora directamente no le pone monto. Creo que debe ser mucho más la cifra por cómo viene el resultado financiero. Tiene necesidades de pagar bastante”, explicó Llano.

En ese sentido, detalló que el Municipio mantiene deudas con proveedores y con distintas instituciones deportivas, sociedades de fomento, bibliotecas y asociaciones que reciben subsidios a través de ordenanzas.

Además, señaló que “durante el año pasado hubo modificaciones presupuestarias para sacar obras contempladas en el presupuesto y pagar deuda flotante. Recibieron, por ejemplo, 75 millones del Fondo de Infraestructura Provincial, entonces lo incorporan, sacan determinadas obras y empiezan a pagar deuda flotante. Son cuestiones económico financieras que se las permitió la cantidad de mayores ingresos que tuvieron”.

Recursos
afectados

Con respecto a los fondos que tienen un destino específico, el concejal precisó que recibieron más ingresos que los estimados. Los de origen municipal ascendieron a 194 millones cuando calculaban 119; los provinciales fueron 255 millones cuando esperaban 87 millones y los nacionales treparon a 225 millones de pesos, cifra muy superior a los 2,2 millones previstos en el presupuesto aprobado en el recinto.

En relación a la Tasa de Protección Ciudadana, explicó que de los 22,9 millones de pesos devengados, 9,4 millones se destinaron a personal y 3,3 millones a iluminación, cuando existe el fondo afectado por la Ordenanza 2505 para costear ese tipo de obras. Y el resto fue subejecutado.

En tanto, la Ordenanza 2505 fue subejecutada en 5,2 millones de pesos y otros 2,5 millones se desafectaron para afrontar el contrato con Usicom por el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

“Amerita empezar a discutir la masa de fondos afectados, para analizar si tienen razón de ser los fondos que se están cobrando en la boleta de la luz, del gas y con las tasas”, reiteró Llano y recordó que su bloque presentó proyectos para ampliar el destino del FAS y para financiar el consumo energético de los clubes con las 2505, pero el oficialismo “no abre el debate”.

“Piensan en bicicletas inteligentes
cuando la gente pide garrafas”, marcó

A la hora de las conclusiones, el concejal del Bloque Justicialista Facundo Llano evaluó que “hay una mala administración y en este caso, la innovación es la cantidad de dinero que han recibido, porque es muy importante un 33 por ciento más. Pero también hay latente una conflictividad social importante, porque las ayudas sociales directas a indigentes más las deudas a proveedores significa que hay una conflictividad económica y social que nos lleva al déficit”.

En ese sentido, informó que en 2015 se destinaron 23 millones de pesos a ayuda social directa, mientras que el año pasado fueron 35,5 millones.

Por otra parte, reconoció que los acuerdos con el personal “fueron bastante exigentes para el Ejecutivo, pero también hay que hablar de las incorporaciones que se hicieron”.

Con una mirada política, analizó que “no se corresponde la Tasa de Seguridad, para lo que fue creada, y un año y pico después no vemos resultados. Se hacen anuncios, como la obra faraónica del Centro de Convenciones, pero no se ven ejecuciones permanentes y dinero hay, 1.300 millones de pesos”.

Otra de las preguntas para Economía será el monto de los recursos producidos por los fondos colocados a interés. “Los recursos afectados hoy están disponibles en lugar de ser ejecutados, entonces un poco les sirvieron para generar nuevos recursos pero pararon todas las obras que tenían que hacer”, señaló.

En lo social, cuestionó que “no se está generando empleo; están impactando las tarifas de gas y luz, todavía no llegó el invierno con el tema de la leña y la precariedad en las cuestiones habitacionales, porque hoy el Municipio da ayuda en alquileres pero no se fija ni dónde vive la gente. Entonces cuando empiece el invierno, la conflictividad habitacional va a ser mucho mayor”.

Las prioridades

Para dar otros ejemplos, Llano explicó que “la nueva tasa se creó con fines de prevención ciudadana. En el Centro de Monitoreo todavía no están las licitaciones de las cámaras, estamos viendo qué cámaras vamos a comprar, dónde vamos a ubicar los domos; pero estamos pensando en comprar un edificio de más de 20 millones de pesos”.

Y concluyó que “la agenda del Ejecutivo no se corresponde con la realidad. Y en varios aspectos. El tema de las bicicletas es un ejemplo puntual: están pensando en poner bicicletas con un sistema inteligente cuando la gente le está pidiendo garrafas, la leche o para el alquiler. No es oportuno socialmente”.

En resumen, consideró que en momentos de crisis y ajuste, el Ejecutivo no fija sus prioridades conforme a la realidad económica. “No se crea empleo. La gente está pidiendo por el tren, no por el avión”, agregó para reforzar su concepto.

La Sapem demorada y la
falta de datos del Sumo

En relación al sistema SUMO, el edil Facundo Llano consignó que se transfirieron 62,1 millones de pesos a las seis empresas de transporte. “Ahí se nos van 5,8 millones de pesos para Eycon (gestiona el sistema)”, resaltó.

Cuestionó que “al no tener la Sapem creada, tampoco sabemos a ciencia cierta cómo está funcionando el sistema, cómo es el clearing compensador, cuál es el dinero que tenemos en la calle con las tarjetas SUMO, cómo se trabaja con ese dinero, quién lo tiene en el sistema financiero”.

Llano dijo que otra duda es cuánto se recauda con el estacionamiento medido, que además a fin de año se incrementó y los concejales no han accedido a ese dato.

Además, dijo que “ahora Eycon quiere intervenir con el tema de las bicicletas, que es otro tema, pero hagamos la Sapem, establezcamos un método transparente para el sistema de transporte, de estacionamiento y si corresponde o no de bicicletas. Sepamos cuánto estamos percibiendo, cuánto perciben las empresas, porque cuando discutimos el aumento del boleto, estas cuestiones necesitamos tenerlas, como poder concedente y no con un estudio de costos que hacen las propias empresas. La falta de la Sapem lleva a todo esto”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario