¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Protección Ciudadana defendió ante el Concejo la licitación para las cámaras de seguridad

La licitación llevada adelante por el Municipio para la instalación de 200 nuevas cámaras de videovigilancia en distintos sectores de la ciudad llegó al Concejo Deliberante a partir de una serie de observaciones que marcaron concejales de la oposición.

En ese marco, los integrantes de la Comisión de Obras Públicas -donde ingresó el expediente que solicita autorización para el uso del espacio público- citaron a las autoridades de las secretarías de Protección Ciudadana y de Economía en busca de explicaciones sobre el proceso desarrollado.

Ayer por la mañana, en el primer piso de la sede de Gobierno, los secretarios de Protección Ciudadana Atilio Della Maggiora y de Economía Daniel Binando, acompañados por el subsecretario David Tifner y el director Martín Romano, abordaron detalles del contrato de prestación de servicios con la empresa Cablevisión para la ampliación de la red de cámaras del Centro de Monitoreo y defendieron la modalidad seleccionada que despertó ciertos cuestionamientos de algunos ediles en función del beneficio para la firma ganadora.

Durante su exposición, Della Maggiora respaldó el mecanismo utilizado, que permitirá incorporar 200 nuevas cámaras “de una sola vez” al sistema en una inversión que la comuna no podría afrontar de otra manera.

“Llama la atención esta catarata de cuestionamientos cuando es un modelo de contrato que otras localidades han escogido”, expresó y los atribuyó a un contexto electoral.

“Nos parece que el contrato que impulsamos es el que mejor conjuga las necesidades del Municipio”, enfatizó el secretario, que negó que haya sido una licitación hecha a medida de la empresa.

En esa línea, sostuvo que cuando se contrata un servicio y no compra tecnología la inversión “se dispersa en el tiempo”. Así, “cuando se quiere adquirir 200 cámaras y tener red para soportar eso hay que considerar una inversión inicial que no baja de los 60 ó 70 millones de pesos”, lo que implicaría insumir “la totalidad del presupuesto de la Secretaría de Protección Ciudadana en una sola acción”.

Además de otras bondades desde el punto de vista técnico, destacó que la comuna tendrá a disposición “la más importante red de fibra óptica” para el servicio de videovigilancia urbana, aspecto que “no está en condiciones” de lograr en el corto ni mediano plazo “porque no podríamos tolerar el nivel de inversión”.

No obstante, tras la participación de los funcionarios del Ejecutivo, hacia el interior del espacio legislativo, que por estos días mantiene una intensa actividad, el expediente que solicita autorización para el uso de espacio público podría incorporar una copia de la licitación para ampliar información y su tratamiento.

 

El mecanismo seleccionado

En diálogo con El Eco de Tandil Atilio Della Maggiora abordó detalles de los cuestionamientos en torno a la licitación que se llevó adelante en esta oportunidad y que desencadenó la convocatoria, independientemente del expediente que solicita autorización para el uso del espacio público.

Se dijo sorprendido por los planteos en cuanto a la modalidad elegida -por primera vez- por el Ejecutivo para adjudicar por un sistema de contratación que resulta “muy común” en los municipios para la prestación de este tipo de servicios.

“Contratar un servicio para que una empresa ponga a disposición una red de fibra óptica es habitual en los sistemas de videovigilancia urbana”, señaló. En efecto, la metodología con la que se diseñó la licitación fue utilizada por Tigre, Rosario, La Plata, ciudad de Buenos Aires, Lomas de Zamora, Mar del Plata, que “muchas veces son puestos como ejemplo y sin embargo, algunos concejales nos han cuestionado la modalidad optada”.

Independientemente de esta cuestión, se refirió a las objeciones en torno a la relación entre la empresa que brinda el servicio y el Municipio, a partir de la elección de la modalidad contractual mediante la cual se le abonará un canon a una empresa por la prestación de un servicio. Es decir, “Cablevisión pone a disposición del Municipio toda su red de fibra óptica para interconectar cámaras y para que las imágenes lleguen al Centro de Monitoreo para su control”, explicó.

En tanto, la “capacidad excedente” de fibra óptica “no está en discusión porque lo mismo sucede con la que ya está instalada y que también pone a disposición del Municipio”.

“Se contrata una red de comunicación”, precisó y agregó que, en este caso, “vamos a ir pidiendo determinadas prestaciones en este sentido y la empresa las tiene que ir cumpliendo”.

 

EL CONCEJAL SOSTUVO SUS CUESTIONAMIENTOS

Bossio instó al Municipio avanzar en la infraestructura en comunicaciones

“Este modelo de licitación nos muestra a las claras que hay un Estado que le ofrece a un privado el desarrollo de un recurso que, a nuestro modo de ver, es estratégico”, resumió el presidente del Bloque Justicialista Pablo Bossio, sobre su visión respecto del debate que abrió el expediente legislativo.

En referencia a los resultados de la reunión, dijo que lograron certificar que “el Municipio no va a ser el propietario de la fibra óptica, que quedará en manos de Cablevisión”, frente a una alternativa en la que “la provisión, la instalación y el mantenimiento es un servicio en el que la propiedad queda en manos del privado”.

Desde su perspectiva este punto confirma que se desarrolló un modelo de licitación que resulta “muy beneficioso” para la empresa, que podrá utilizar el tendido de fibra óptica para otros servicios (cable e internet) “sin tener que pedir permiso de uso porque será de su propiedad”.

En definitiva, insistió en que con este contrato el Ejecutivo “habilita un negocio muy importante” a la firma “con una inversión que desarrolla el Municipio y que está justificada en el sistema de videovigilancia urbana”.

En tanto, advirtió que una vez cumplido el plazo de contrato, que se extenderá por cinco años, “el Municipio tendrá que negociar el uso de la fibra óptica con el titular, que es Cablevisión”, circunstancia que lo ubica en una posición de “absoluta debilidad”.

Bossio rechazó la modalidad de contratación elegida y remarcó que “siempre pensamos que el Municipio estaba interesado en desarrollar su propia infraestructura de comunicaciones”, por lo que admitió cierto desconcierto ante este “cambio en la mirada” que incorpora esta convocatoria.

“Nos parece estratégico para el desarrollo de la ciudad pensar en una infraestructura de comunicaciones propia o que surja de la participación público privada y no que se le habilite de manera tan ostentosa a un privado, con una inversión pública muy grande, la posibilidad de desarrollar otro tipo de negocios”, cerró.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario