¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un centenar de personas en contra del aborto coartó la conferencia del Ministro de Salud

El encuentro se vio interrumpido tras el masivo ingreso de individuos y familias enteras que están en contra de la legalización del aborto.

El Eco

Un grupo de aproximadamente cien personas que defienden “las dos vidas” irrumpieron en el Salón Blanco de la Municipalidad, momentos antes de que el ministro de Salud de la Nación, Adolfo Luis Rubinstein, iniciara la charla que finalmente fue suspendida.

La disertación estaba estimada para las 18.30 de ayer en el marco del Aniversario del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, cuando el funcionario iba a exponer sobre la temática “Cobertura Universal de Salud” dirigida a trabajadores del sector.

El encuentro se vio interrumpido tras el masivo ingreso de una agrupación que está en contra de la legalización del aborto, que tuvo media sanción en Diputados. Individuos y familias enteras asistieron con sus identificaciones celestes para mostrar su postura ante el Ministro, advirtiendo que “la muerte de un bebé no puede ser parte de asuntos de Salud Pública”.

Ante esta situación, desde el Municipio el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, explicó al público que no era la manera propicia de manifestarse y que la conferencia se daba por finalizada, ya que Rubinstein no admitía hablar en esas condiciones.

Con carteles, cantos, aplausos y panderetas entre otros instrumentos, no solamente se expresaron a favor de “las dos vidas”, sino que también apuntaron a la necesidad de una ley de adopción que sea “libre, segura y gratuita”. Es esta línea apelaron a la importancia de la educación sexual para prevenir, contención para no abortar y adopción para vivir. “No manchemos la patria con más sangre inocente”, rezaba una de las pancartas, acompañadas de un larguísimo cartel rojo que destacaba el mensaje “Tandil defiende la vida”. Pasadas las 19 en la sala resonaban fervientemente las estrofas del Himno Nacional Argentino.

También se vieron algunos pañuelos verdes en el salón, que identifican a aquellos que están a favor de la legalización, pero se trataba de un grupo muy reducido que abarcaba solamente a las referentes de la Campaña por el Derecho al Aborto en Tandil.

 

El lado celeste

 

“Vinimos simplemente a manifestarnos por las dos vidas”, dijo Ruth, quien además desmintió que haya habido algún tipo de agresión. Ella, junto a María y Ana María dijeron que si se daba la oportunidad de realizarle alguna pregunta lo hubieran hecho, pero la idea principal era estar presentes representando la defensa de la vida de la madre y del bebé.

Por su parte, Magdalena se presentó en el Salón Blanco junto a toda su familia, incluidos sus hijos de cinco y tres años, a quienes les explicó que iban a defender a los bebitos que están dentro de la panza de las mamás.

Ella contó que más allá de mostrar su postura querían escuchar lo que el funcionario nacional tenía para decir. “El tema del aborto está siendo manejado desde Salud Pública, pero consideramos que matar a una persona nada tiene que ver con eso”. En este sentido apuntó que otro de los motivos de su asistencia estuvo ligado a que expliquen por qué está siendo tratado dentro del contexto de Salud.

Después del logro de la media sanción de la Ley en la Cámara de Diputados, desde los movimientos a favor de la vida buscan hacerse escuchar e intentar que no se llegue a legalizar algo que consideran “atroz”. “Sea por la razón que fuere se trata de la muerte de un bebito”, exhortó. Advirtió que es necesario afrontar la salud pública de otra manera, que requiere de otros medios para poder salvar tanto a la madre como al hijo.

Por último, resaltó que todos concurrieron en paz al lugar, sin la intención de que se cancele la charla, pero “obviamente cantando y manifestando lo que es la alegría de la vida”.

 

El lado verde

 

Natalia Draghi, de Mala Junta, una de las representantes de la campaña a favor del aborto, junto a las demás referentes se retiraron de la Municipalidad apenas el acto del Ministro quedó suspendido. A la salida contó que “eran un montón de personas, con bombos y en actitud muy provocadora”.

Se lamentó no haber podido debatir ni escuchar al funcionario. “Nosotras teníamos ciertas inquietudes acerca de los objetores de conciencia y estaba bueno charlarlo con él y despejar algunas dudas”, explicó, pero remarcó que no pudieron escuchar lo que tenía para decir, “que no tenía nada que ver con la Ley puntualmente”.

De hecho, contó que ni siquiera se imaginaban un desarrollo así, ya que sostuvo que ellas se  acercaron en una actitud totalmente distinta, dispuestas a presenciar y escuchar. “Lo vimos como una oportunidad para dialogar las dos posturas, sin ánimos de rivalidad, todo lo contrario”, ratificó Draghi.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario